Nuestra respuesta COVID-19

AstraZeneca está respondiendo al brote de COVID-19 (coronavirus), consistente con nuestros valores de seguir la ciencia, poner a los pacientes en primer lugar y hacer lo correcto.

La pandemia COVID-19 está poniendo desafíos inmediatos en nuestros sistemas de salud y también tendrá un impacto duradero en la forma en que vivimos y pensamos en nuestra salud. Como empresa, nuestra prioridad es responder a las necesidades de los pacientes y ayudar a garantizar su seguridad y el acceso continuo a la atención y los medicamentos, así como desempeñar nuestro papel para ayudar a aliviar la presión sobre los sistemas de salud durante este período crítico.

Para ello, nos asociamos con gobiernos, organizaciones internacionales, profesionales de la salud, la industria y la comunidad de pacientes para proporcionar apoyo de manejo de la emergencia, así como para ayudar a ampliar rápidamente las soluciones a los sistemas de salud sin obstrucciones, lo que permite que los pacientes con enfermedades crónicas continúen siendo tratados. También estamos contribuyendo al proceso de innovación científica que puede combatir el virus. Nuestra respuesta se basa en cuatro objetivos fundamentales:


Proporcionar ayuda para el manejo de la emergencia y apoyo humanitario basado en necesidades urgentes


Ayudar a garantizar la continuidad de la atención y la seguridad del paciente, y fortalecer la capacidad de los sistemas de salud

Proteger a nuestros empleados y operaciones críticas para garantizar el suministro continuo de nuestros medicamentos a los pacientes que los necesitan


Contribuir con nuestra propia investigación y desarrollo a los esfuerzos mundiales y nacionales para combatir el virus



Con la pandemia COVID-19 cobrando miles de vidas diariamente, movilizamos a nuestros equipos para centrarnos en la investigación de nuevas formas de abordar el virus SARS-CoV-2.

Hemos iniciado nuevos ensayos clínicos para investigar nuestros medicamentos nuevos y existentes para ver cómo podrían proteger los órganos del daño o suprimir la respuesta inmunitaria exacerbada del cuerpo y apagar la tormenta de citoquinas en pacientes gravemente enfermos. Como SARS-CoV-2 es nuevo, la comunidad científica está constantemente aprendiendo sobre el virus y avanzando en nuestra comprensión sobre la mejor manera de abordar y tratar esta enfermedad.

A través de nuestra experiencia científica interna en enfermedades infecciosas y tecnología patentada de descubrimiento de anticuerpos, estamos identificando nuevos anticuerpos neutralizantes de coronavirus como un posible enfoque preventivo o de tratamiento de la enfermedad COVID-19, con el objetivo de llegar a ensayos clínicos en breve. Los anticuerpos monoclonales se sintetizan en el laboratorio para imitar los anticuerpos naturales y ofrecer la oportunidad de ser administrados como una opción preventiva para las personas expuestas al virus, así como para tratar y prevenir la progresión de la enfermedad en pacientes ya infectados por el virus.

Y como enfoque preventivo a más largo plazo, recientemente anunciamos un acuerdo histórico con la Universidad de Oxford para el desarrollo global, la producción y el suministro de su posible vacuna para COVID-19, y nos hemos comprometido a precio de costo durante el período de pandemia.  Desde el principio, declaramos que proporcionaremos un suministro amplio y equitativo de la vacuna potencial en todo el mundo sin utilidades durante la pandemia. Tenemos compromisos para suministrar más de 2.000 millones de dosis.